El Tratamiento por Ondas de Choque es un método innovador utilizado en diferentes ámbitos de la medicina, ortopedia, fisioterapia, medicina deportiva, neurología, estética, urología y medicina veterinaria.
Se trata de un procedimiento terapéutico de alta tecnología diseñado para el tratamiento de dolores crónicos, que inicialmente (año 1980) fue utilizada en la medicina, para la fragmentación de cálculos renales (litotricia), el tratamiento de lesiones óseas, como la pseudoartrosis y las fracturas por estrés.
En la actualidad, los avances tecnológicos han permitido aplicar con éxito el tratamiento de ondas de choque en tendinopatías, entesopatías crónicas, calcificaciones y otras afecciones por sobreuso del sistema musculo esquelético.
A continuación, se mencionan los síntomas que pueden ser tratados con ondas de choque:

Miembro Superior

  • Hombro, Tendinosis calcificaste de manguito rotador.
  • Epicondilitis (codo del tenista o golfista).

Miembro Inferior

  • Pie, Fascitis plantar, espina calcárea y metatarsalgia, tendinitis de tendón de Aquiles, tendinopatía y tendinitis cálcica.
  • Rodilla, Síndrome de pico de rótula, tendinitis de tendón rotuleano (rodilla del saltador).
  • Pierna – síndrome de estrés de la tibial medial, periostitis.
  • Puntos de gatillo: músculos aductores y acortamiento de los músculos de los muslos, contractura de gemelos.

Pelvis-Cadera

  • Trocanteritis y distensión muscular a causa de cicatrices y desgarro con mala evolución, pubalgia.

Columna

  • Patología de columna muscular: dorsalgia, lumbalgia y sindrome cervical, contracturas cervicales, sindrome del angular.

 

En el tratamiento moderno de dolor, la energía de las ondas de choque es aplicada directamente a las zonas de dolor en el cuerpo humano. Es allí donde se puede desarrollar su efecto curativo y de esta forma, los procesos de curación en el cuerpo son acelerados, el metabolismo es mejorado, el riego sanguíneo es aumentado y el tejido dañado es gradualmente regenerado y curado.

Bajo la influencia del estimulo mecánico, la energía de las ondas de choque, estimulan reacciones bioquímicas que liberan diferentes proteínas y factores de crecimiento a nivel celular. Esto resulta, de la generación de nuevos vasos sanguíneos y es un estimulo que permite acelerar la cicatrización natural en el área lesionada.

Así, las ondas de choque estimulan al cuerpo a producir sus propias respuestas biológicas. A través del efecto físico producido por las ondas de choque, las células estimuladas permiten no solo reparar sino regenerar el tejido lesionado.

Muchos años de experiencia demuestran que mediante este método terapéutico es posible eliminar controladamente los cambios patológicos en los tendones, ligamentos, cápsulas, músculos y huesos, que son las causas del dolor.

Con este tratamiento, podemos decir que en muchos casos se puede evitar un alto porcentaje de cirugías o dilatar la necesidad de un acto quirúrgico.
Se trata de un método seguro, no invasivo y de aplicación ambulatoria.

El costo del tratamiento es mucho más bajo comparado con una cirugía en caso de evitarla y otros tratamientos a largo plazo.

Respecto a la frecuencia del tratamiento, se necesitan promedialmente entre 3 y 6 sesiones, las cuales se realizan con intervalos de una semana. Esto depende de la patología o afección del paciente, del tiempo que padezca la dolencia y de cómo va respondiendo al tratamiento.

Es una alternativa segura y eficaz, sin cirugía, con más de 80 % mejoría en los síntomas del paciente dependiendo de la patología.

Después de 1 o 2 sesiones, más del 80 % de los pacientes informan que el dolor ya ha desaparecido por completo o ha disminuido claramente. La eliminación del dolor y la recuperación de una movilidad sin restricción le restituyen al paciente cierta calidad de vida.

El tratamiento se realiza con un equipo de tecnología suiza, modelo Sistema Duolith SD1 “Radial Ultra”, de la prestigiosa empresa “Storz Medical”.

Sírvase visitar su sitio web www.storzmedical.com/es